sábado, 12 de abril de 2008

Femineidad

Tinta china es la denominación genérica que se le da a un tipo de líquido de base acuosa, utilizado para dibujo o para colorear una superficie con el fin de crear imágenes o textos.
Las más antiguas se componían de un pigmento llamado negro de humo y de un aglutinante (bórax, goma arábiga o similares) y había que mezclarlas con agua antes de usarlas. Su color obviamente, es negro y de origen asiático.
Son prácticamente permanentes porque el carbón del negro de humo es químicamente inerte a la luz del sol (no la decolora ni afecta). La calidad de la tinta depende de muchos factores, como la madera de la que proviene el carbón, el proceso de prensado, el pegamento utilizado, el tiempo que tiene de estacionamiento, etc.
La tinta china de otros colores tiene tintes sintéticos en lugar de negro de humo. Las variedades más antiguas que se conocen incluyen varios colorantes hechos a partir de metales, la cáscara o cobertura de diferentes semillas y animales marinos como el
calamar o el pulpo. La tinta de nuez fue utilizada por muchos artistas antiguos para obtener coloración marrón-dorado en sus dibujos
Las tintas pigmentadas contienen otros componentes como los barnices para asegurar la adhesión del pigmento a la superficie y prevenir que sea removida por efecto de abrasión mecánica. Estos materiales son generalmente resinas (en tintas solventes) o aglutinantes (en tintas al agua)
Actualmente existen frascos de tinta china ya preparada, muy densa, que puede usarse directamente o disolver con un poco de agua. Como se seca con facilidad, es conveniente no dejar que esto ocurra sobre el pincel. Por el mismo motivo, debe trabajársela rápidamente, ya que de lo contrario, los colores no pueden fundirse para lograr efectos matizados y de volumen.

El trabajo incluído, está realizado con tintas sepia sobre papel.
En él se destaca el efecto de la luz y de las sombras

Reproducción de una publicidad

Realizada por mi a los 15 años

Eliana Roiger

1 comentario:

Fernando Quiroga dijo...

Como si la epidermis fuese sido negada a una postergada y verdadera naturaleza de cobre, la mujer erotiza el aire con su belleza, para sí misma inadvertida...no sabe cuánto despierta,o cuántos hálitos inconclusos se cortan al contemplarla, pero sí sabe que el mundo fue hecho especialmente para su estampa imborrable.
Eli, maravillosos trazos; como un conciente y abocado demiurgo, le diste vida a esta increíble femineidad.